sábado, 29 de diciembre de 2012

LEÍDO: "La Odisea" de Derek Walcott

   Obra de teatro que recrea los pasajes importantes de la La Odisea, pero con una escenografía caribeña y un narrador negro ciego llamado Billy Blue (trasunto de Homero). Los personajes hablan entre la prosa poética, el verso y la canción. Fue un encargo que le hizo a Walcott la Royal Shakespeare Company. Bendito encargo.





BILLY BLUE: Las olas suenan como mandíbulas que mastican la noche.

jueves, 27 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Mirar el mundo" de Antonio Marín Cano

   Coincidimos estudiando Filología Hispánica en la Universidad de Murcia. Él llegaba de Cieza con el aire sobrio de la meseta manchega y las ideas bastante claras en sus preferencias literarias, Fernando Pessoa figurando en el altar mayor. Yo traía conmigo de Cartagena la ilusión insaciable de un marinero novato por conocer teatro, poesía, narrativa y, naturalmente, nuevas mujeres en la capital de la huerta. Fuimos compañeros de clase durante cinco años. Todos los jóvenes letraheridos de la Región paseábamos nuestra melancolía —a veces forzada, a veces auténtica— por el ya legendario Campus de la Merced. En seguida conectamos en el aula: apenas unas miradas, unas cuantas conversaciones fugaces, un libro en la mano de determinado autor y ya estábamos etiquetados en “el grupo de los escritores” que, por supuesto, estaba inocentemente enfrentado al “grupo de los que les gusta la Gramática Histórica”.
   Acabada la carrera, la vida se encargó de dispersarnos. La última vez que lo vi por la facultad caminaba del brazo de una encantadora novia francesa que, felizmente, se ha convertido en su esposa y en la madre de sus dos hijos. Cuando preguntaba por él a amigos comunes me decían que se había ido a vivir con ella a la provincia de Jaén. De nuevo al interior, retirado de las luchas miserables entre poetas que se golpean por salir en una antología nacional o se maldicen por no ser llamados a un cónclave.
   Así lo he imaginado yo durante mucho tiempo, a su aire, centrado en su labor docente, sin la ambición que caracteriza a un creador, a quien ha elegido expresar por escrito sus sentimientos y quiere ser aplaudido por ello, sin la ansiedad afectiva del artista.




   Quince años después he vuelto a encontrarlo impartiendo clase en un instituto de San Javier y, aunque sigue fiel al perfil que lo caracterizaba como hombre juicioso y desenvuelto, ha sido muy estimulante saberlo convertido en un escritor de costa, preparado, además, para poetizar sin balbuceos, con seguridad, mirándonos fijamente porque él ya se ha mirado mucho a sí mismo y continúa haciéndolo todos los días desde su piel mediterránea hacia dentro.
   Antonio sigue teniendo las cosas claras y en su primer libro exhibe ya una poderosa personalidad: quiere vivir muy cerca del mar y reinventarlo. De estrofa en estrofa, anclando textos y embarcando imágenes, dibuja un recorrido por la costa de la comarca donde ha decidido echar raíces, despliega toda una escenografía de arrecifes, brisa, algas, rocas, arena, gaviotas, espuma, rompeolas, gafas de sol, puertos, acantilados, peces, lonjas, sal, conchas, barcos hundidos, viento y muelles. Familiarizado con su mitología, Santiago de la Ribera quizá se haya convertido en una ficción de la felicidad infantil, en el paisaje de un modo de existir, en un lugar litúrgico, en un sueño materializado.
   Estos poemas son plegarias difusas en la contemplación de la intimidad infinita. Nuestro autor no ha hecho más que apretar el gatillo y Mirar el mundo es su magnífico disparo de salida.

martes, 25 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Poemas" de Chantal Maillard




LA VISITA

Dejé el hilo fuera.
Para sentir el peso. Para
sopesar. Las losas agrietadas,
el bermellón ajado de la tapicería,
presencias. Puse en su sitio la mesa.
Me senté con los muertos. Fue
una tarde apacible.
Al salir me di cuenta que el pretérito
puede usarse tan sólo en el umbral
del sueño.
Ahora, el hilo. La casa, una de ellas,
a salvo, mientras tanto.

martes, 18 de diciembre de 2012

LEÍDO: "El guardián del fin de los desiertos"

   Un libro colectivo sobre la obra de José Ángel Valente sabiamente coordinado por Antonio Lafarque y José Andújar Almansa. Precisamente Andújar Almansa, con su preciso ensayismo, también participa con su artículo ‘El limo y la ciudad celeste’ en este acercamiento a Valente. He subrayado algunos párrafos de su análisis “valentiano”:




   Valente, poeta de la aniquilación del yo y de sus fragmentarias apariciones. […] Valente se propone disolver la historia del sujeto y el sujeto de la historia en memoria material del mundo. […] A medida que nos adentramos en su poesía más metafísica, se incrementa el énfasis en la materialidad: también la palabra ha de hacerse cuerpo. […] Si la piel del amor es la piel del mundo, el lenguaje es ese elástico animal tendido entre la memoria y nuestras percepciones. […] Ejemplo de poeta europeo, Valente compartió con la lírica moderna una de sus aspiraciones geográficas esenciales: la metáfora de un sur que se sitúa al sur de todas las metáforas. Nostalgia sureña hubo en Luis Cernuda, nuestro más genuino romántico contemporáneo. Pero antes que con el autor de La realidad y el deseo, lírico andaluz trasterrado a la prosaica pesadilla del norte, la afinidad meridional de Valente, gallego con residencia durante largos años en Oxford, Ginebra y París, parece más cierta con Keats, Shelley o Hölderlin, autores con quienes pudo coincidir en eso que él mismo denominó «la gravitación mediterránea del hombre nórdico».

sábado, 15 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Señales" de Dionisia García

   Es un libro de una madurez poética impecable.




Que la pasión no cese,
y los días oscuros
sean preludio fiel
de los comienzos nuevos.
Si el dolor nos acecha,
vendrá sin animarlo.
Hemos de concederle
tan solo lo preciso,
no más de su medida,
aquello que los hombres
no pueden remediar.
El paisaje de luz
que la vida nos brinda,
se arriesga sin demora.
Puede ser este instante
en la tarde de otoño,
que ahora se vislumbra
con ocres y rojizos
brillando entre los árboles.
No solo la belleza
es armonía y gozo,
también la lucha cómplice
con quienes convivimos
y por amor se entregan
a una dicha posible,
que es hoy y no mañana.
Para el ayer el llanto.

martes, 11 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Cuatro tesis filosóficas" de Mao Tse-tung

   El ejemplar que manejo lo compré en Hispania, una librería de segunda mano en Cartagena. Las ediciones setenteras me chiflan. Esta es de 1974, a un año de que el Tío Paco muriese en su camita y de que yo naciera.




   Los conocimientos del hombre se componen sólo de dos partes: la experiencia directa y la experiencia indirecta. Al mismo tiempo, lo que para mí es experiencia indirecta, para otros es experiencia directa. Por lo tanto, si se toman los conocimientos en su conjunto, puede decirse que ningún conocimiento puede estar separado de la experiencia directa. La fuente de todos los conocimientos reside en las sensaciones, recibidas por los órganos humanos de los sentidos del mundo exterior que existe objetivamente. […] El conocimiento separado de la práctica es inconcebible.

martes, 4 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Poesía vertical" de Roberto Juarroz

   Aunque él sospecha que Juarroz debió de ser un tipo más bien soso o aburrido en el trato social, creo que si el artífice de esta exhaustiva edición crítica, mi amigo Diego Sánchez Aguilar, hubiese sido contemporáneo de Juarroz, habrían sido íntimos amigos. En todo caso, un poeta excelente.




No se trata de hablar,
ni tampoco de callar:
se trata de abrir algo
entre la palabra y el silencio.
Quizá cuando transcurra todo,
también la palabra y el silencio,
quede esa zona abierta
como una esperanza hacia atrás.
Y tal vez ese signo invertido
constituya un toque de atención
para este mutismo ilimitado
donde palpablemente nos hundimos.

lunes, 3 de diciembre de 2012

LEÍDO: "Entre dos blancuras" de Mehdi Akhrif

   


   Maneja muy bien tanto el poema breve como el extenso. Dejo constancia aquí de su primer magisterio:


DENTRO DE POCO

Dentro de poco
el espacio se ocultará del ritmo
y el ritmo huirá
de mi custodia
y sólo quedará
una viscosa transparencia azul
bajo mi lengua, concentrada
en la agonía del texto.


[Traducción: Khalid Raissouni]

viernes, 30 de noviembre de 2012

LEÍDO: "La tabla del uno" de José Alcaraz




Lleva islas desiertas de ventaja.

Le ha crecido
una barba enredadera en su interior,
desde las papilas gustativas hasta el tejido
esponjoso de sus tibias;

nadie la ve pero todos la sienten,

y no se sabe de qué forma
pero hace que piensen en él
como un hombre
con naufragios en los ojos.

No importa lo que haga,
siempre temerán
llegar a una sola de sus islas.

viernes, 23 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Lo que esconde tu nombre" de Clara Sánchez

   Me enamoré de Clara Sánchez cuando intervenía en el programa de TVE Qué grande es el cine. No tenía ni veinte años y me decía que tendría que leer alguna novela de ella algún día. Ese día ha llegado y, plum, se cayó una de mis fantasías con una escritora madura. Mira que el argumento de los octogenarios nazis de la costa levantina tiene interés y potencial para ser novelizado extraordinariamente, pero, ay, no es el caso. La autora, sin pretenderlo, ha mojado la dinamita.




   Le Nouevel Observateur destaca que la autora «es dueña de un estilo y una libertad de tono que encantan. Su mirada es irónica. La crueldad es suavizada por la melancolía e incluso la indulgencia». Solamente por las fantasías que provocó a ese muchacho de dieciocho años tan lejano, prometo practicar la indulgencia con Lo que esconde tu nombre y leer alguna novela más de ella para no juzgar su todo por una parte.

jueves, 15 de noviembre de 2012

LEÍDO: "¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?" de Raymond Carver

   Es realmente difícil que Carver decepcione. Es un gigante. Quisiera llegarle a los talones y tengo la certeza de que sólo podría besarle los pies. ¿Carver es Dios? Hace la prosa que yo querría hacer.
   Poe, Carver… ¿Hay algo más?



lunes, 12 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Cartas a un apátrida" de María Teresa Cervantes

   Hermoso libro. He leído gran parte de la obra de mi paisana, que se ha convertido en una amiga real al poder tratar con ella. Vivimos en la misma ciudad, pero no nos frecuentamos lo que quisiéramos. Suele ocurrir. Nos separan dos generaciones, a mí una crianza de hijos pequeños y a ella sus costumbres centroeuropeas y sus limitaciones físicas y horarias. En todo caso, como digo, creo que, junto a El bostezo del león, este libro está para mí entre lo mejor que ha dado Mª Teresa.




 NUNCA llegó ese día
—encuentro venturoso—
que en silencio implorabas.

Todo se fue contigo:
la fe, la paz, el sol, la lucidez postrera,
en las primeras horas de aquel atardecer
que no estuve a tu lado.

Y una última carta que quedó sin abrir.

domingo, 11 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Territorio para el fuego" Javier García Cellino




TERRITORIO PARA EL FUEGO

Cuando la sangre del poeta
se extingue, aparece la palabra.

Su forma es tan antigua
como el limo o la ceniza,
pero a la vez es piedra fundamental
porque ordena la materia,
fortalece la bóveda de los sueños,
hace perseverar la lámpara
de los enamorados.

Diáspora de la luz,
la palabra permanece así junto al cuchillo
y su última debilidad,
el fuego.

jueves, 8 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Un mundo feliz" de Aldous Huxley

   Novelón, sin duda, que deja resaca de por vida. Tengo la sensación de que todo el mundo ha leído este clásico en su juventud y que, aunque siempre he sabido —e incluso estudiado— su relevancia, he llegado muy tarde a su lectura real.
   He de confesar que, al principio, debido a la cantidad de información que tenía sobre Un mundo feliz, no estaba disfrutando realmente la novela. Sólo constataba lo que ya me había contado tanta gente, lo que ya había leído en muchos artículos o visto en documentales. Los prejuicios no dejaban impresionarme con el mundo que describe Huxley. Pero a mitad de libro, cuando empieza a removerse el asunto, me ha cautivado, me he olvidado de cualquier juicio previo y he podido asustarme e implicarme de verdad sintiendo las propuestas y enfrentamientos científico-filosóficos de unos personajes con otros.
   Me ha inquietado especialmente la conversación final de Mustafá Mond con Bernard, Helmholtz y El Salvaje. Ahí están todas las cartas boca arriba sobre el poder que tiene el ser humano sobre su propio destino.




   Una profesora de Filosofía me ha dicho que este libro lo pone muchas veces como lectura obligatoria a los alumnos de Psicología para que conozcan mejor la escuela conductista. Es una verdadera joya literaria que, además, como antiutopía, alerta contra cualquier totalitarismo.
   Ahora ya podré empezar con Contrapunto y veré lo pequeño que se me queda Brave new world a su lado. Ahí lo tengo, mirándome celoso en la estantería, junto al resto de toda la obra de Huxley. Pero, claro, le tengo que poner los cuernos con tantas otras obras... La orgía perpetua, que diría Vargas Llosa.
   Por cierto, me han contado que en algunos lugares de Reino Unido a los “canis” y “chonis” británicos les llaman “epsilones”.

domingo, 4 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Sobre el tiempo caminan los árboles" de Ahmed Hachem Eraissouni

   Sé que es caer en una obviedad, pero me insisto en lo necesario de la poesía para comprender y comprenderse, lo imprescindible que es para vivir. Me proporciona una alegría inmensa difundirla, promocionarla, aproximarla a los demás, contribuyendo a una microscópica mejoría del mundo.




   Pienso en todo esto mientras leo este poema traducido por Mehdi Akhrif:


CANCIÓN PARA LA VÍA LÁCTEA

La nombré relámpago,
me senté delante de las cuerdas
que el horizonte tocaba.
La noche avanzaba
y la soñolienta luna se hundía.
Me perdí en sus extensiones,
y llorando, le dije: ¿cuántos cuerpos necesitas
para vaciar la herida de tu pasión?
Y todavía aquí,
trenzo la savia de los árboles
para alabar un ojo que ascienda
hacia la Vía Láctea
(La siento como vía de pasión aunque no lo es)
Contestó: giré alrededor de una fuente
siete veces tras otras siete
hasta que vi mis pensamientos
tocando las melodías de la luna.
Tomé el néctar del cuerpo anhelado,
me senté en el rincón de Sócrates,
la luz tenía el hechizo de los besos
cuando acaricia la lengua del fuego.

¿Fuiste entonces el vino que excitaba el destino
o un viento que soplaba en la morada de la esfinge?
No creía que los tiempos eran jardines
que cambiaron los colores en el límite del silencio.

Y se fueron…

Ahora extraen la tiza del patriotismo
de la somnolencia de los párpados.
Les dije:
Sócrates me enseñó
cómo apasionarme con el paraíso y el infierno,
cómo eludir la abundancia del cuerpo
y disolver la miel del desierto.
Cómo buscar en mis pies
la sangre de los senderos.
Cómo morir
junto al arroyo del alba.
Sé cómo las cosas se convierten en olas,
o en desfiladero
que al alcance del ojo transmutan en astro.
Sócrates me enseñó el amor eterno,
sin almohadas,
sin oraciones de rabinos.
Me enseñó cómo contemplar la blancura de una rosa,
cómo abrir una morada dentro de mi morada,
cómo buscarme un rincón rojo
para que sea frontera entre mí y mis límites.
Sócrates me enseñó la pasión del rechazo.
¡Oh, mujer!,
todavía yo en la exuberancia de estas esposas.
¿Cuántos cuerpos necesito
para salir del mío?
Dijo: ¡Aquí estás!
¡Qué bien!
Este cuerpo es una manzana,
entre vosotros no hay más ojos que los de la pasión.
¡Tómalo!
Mastica el silencio de las palabras,
no mires hacia la muerte,
no mires hacia la voz,
no mires
y ven.
En tu camino elige
un bastón de lluvia.
Mira hacia el poniente del cuerpo
y entra…
Yo entraba,
las ventanas apresuradas precedían a las cortinas,
como si mantuvieran en sus manos una leve nube,
o un jardín luminoso
que giraba alrededor del cuerpo.
Le dije: “Ahí está el relámpago. ¡Oh, amor mío!”
Y el amor escuchaba el himno
de esta oración.
Una polvareda se apoderaba del sofá
y del muro
sin notarse su relincho en el aire.
El silencio dominaba el cuerpo
y la imagen del rocío, como siempre,
muriendo en cada instante.
Nosotros declarábamos que nuestra Vía Láctea
es al del amor.
¿No fue así la visión de Sócrates?
Dijo: “La nombré mi camino.
           He aquí el cuerpo amado.
cuyas esencias fueron esparcidas
y cuya luz he prendido
                                   en las melodías
                                                            de la luna”.

viernes, 2 de noviembre de 2012

LEÍDO: "Narrativa y posmodernidad" de José María Pozuelo Yvancos





A la proliferación de diarios íntimos, memorias personales, dietarios de poetas, novelistas, autobiografías verdaderas o recreadas o fingidas hay que añadir un cierto sesgo existencial-vitalista de la narrativa misma que viene sufriendo un proceso de lirismo en el planteamiento egocentrista del propio material narrativo.
Una literatura de lo privado, de lo íntimo está ocupando el centro dominante hoy del mismo modo que en los años sesenta lo ocupó la “novela social”, es decir, su contraria, mucho más anclada en ambientes y procesos colectivos.

martes, 30 de octubre de 2012

LEÍDO: "Sal en los ojos" de Natxo Vidal Guardiola

   Mi poema favorito es ‘Imagina’. Lo he leído varias veces y sigue luciéndose como la primera. Como ese hay varios en este libro editado con clase, la que tiene su editor, Abel Feu.




IMAGINA

Imagina que te mueres de frío
en una habitación vacía.
Tienes unas cerillas, un Hopper, un Picasso,
un Pollock, un Velázquez.
¿Cuál arderá primero?
Así estoy yo contigo:
muriéndome de frío, decidiendo
por dónde comenzar el fuego.

miércoles, 24 de octubre de 2012

LEÍDO: "Montaña al sudoeste" de Antonio Cabrera




LA ESTACIÓN PERPETUA

El invierno se fue. ¿Qué habré perdido?
¿Qué desapareció, con él, de mi conciencia?

(Esta preocupación —seguramente absurda—
por conocer aquello que nos huye,
me obliga a convertir el aire frío
en pensado cristal sobre mi piel pensada,
y a convertir la gloria entristecida
de los húmedos días invernales
en la imposible luz que su concepto irradia;
esta preocupación, en fin, tiene la culpa
—y qué confuso y dulce me parece—
de que duerman en mí los árboles dormidos.)

El invierno se fue, pero nada se lleva.
Me queda siempre la estación perpetua:
mi mente repetida y sola.

domingo, 21 de octubre de 2012

LEÍDO: "Semillas del silencio, de la piedra y del grito" de Khalid Raissouni




   Khalid es un humanista rebosante de bondad y generosidad. Copio el poema que más me ha gustado:


LA IDENTIDAD – UNA PIEDRA

Para Mahmud Darwich

Bajo los rayos vivos
de un día cualquiera,
doblaron las campanas celestiales.
Sumergido en su esplendor
el palmeral cantaba
y su luna agonizaba,
un camino hacia un silencio que sobrevive.
Silencio mortal con cuerpo y alma
que desnudo se asoma
a los umbrales de la aurora,
desciende a los infiernos del vacío.
Silencio sin color, sin nombre,
arde en la oscuridad infinita.
Su grito es una llamada muda
bajo la sombra de la muerte.
Su voz es una piedra
y su identidad un tiro en la frente.

jueves, 18 de octubre de 2012

LEÍDO: "Canción de cuna para un héroe" de Óscar Aguado




Lo escuché recitando en Blanca, un pueblo del noroeste de la Región de Murcia, en el marco de la SELIN (Semana de la Edición y la Literatura Independiente). Lo compré y lo he leído con ganas. De todos los que han publicado en la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker es el que más me interesa. El autor sale posando, bien dotado, con un desnudo integral en la portada. Está clarísimo: la poesía es el género literario exhibicionista por excelencia.

lunes, 15 de octubre de 2012

LEÍDO: "El desierto de los tártaros" de Dino Buzzati




   Genial. Hipnotismo maestro. Mi malogrado amigo canario Ezequiel Pérez Plasencia lo recomendaba a menudo. Cuánto podríamos seguir hablando de él paseando por las noches y las calles excéntricas de Cartagena.

sábado, 13 de octubre de 2012

LEÍDO: "98 y 27: dos generaciones ante el cine" de Vicente Molina Foix




   El final de su obra Comedia, esta Comedia sin título, inacabada peor aun así hace años estrenada en España y después en París, es el final de un teatro que se viene abajo, porque ya para Lorca, en una imagen de gran potencia, de gran violencia, el escenario a la italiana, el viejo escenario del teatro, el viejo truco teatral, lo que él en un poema célebre llama ‘las copas falsas, el veneno y la calavera del teatro’, es decir, ‘la trucancia’ del teatro, resulta un poco falseado. Quién sabe si la mayor inmediatez, la captación más directa de la realidad del cine habría sido un factor de atracción para Lorca.

miércoles, 10 de octubre de 2012

LEÍDO: "Desde la ceniza" de Mohamed Maimouni





Todos los poemas que tracé con mi puño
que hilvané con mis sueños
vuelven a mí cada noche.
Me llevan a ciudades ajenas a los mapas
me confiesan secretos del miedo a la luz
a sus sombras lentas.

Fueron al principio objetos y blancura,
fueron nombres en el laberinto
que buscaban la esencia de las cosas,
secretos en un lenguaje cifrado
cuando todo aludía al origen
cuando nadie se volvía hacia el fin,
cuando ninguna voz volaba, cuando ningún rayo acudía.
Entonces se rebeló la palabra
contra la oscuridad del mundo,
abonada con el misterio, con la metáfora de lo posible,
con la guía de las letras y la voluntad del hombre.
Un espejo contempla otro espejo
ningún ojo humano es testigo.
Yo no soy nada
sino el peso de aquel diálogo,
la velocidad de las horas
oculta en la sombra,
el juego de la fortuna
al que llamo vida.
Y de repente
del sueño de la muerte
me despierta el primer verso del poema.



[Traducción de Khalid Raissouni y Juan José Sánchez Sandoval]

lunes, 8 de octubre de 2012

LEÍDO: "Lo que son las cosas" de Luis Eduardo Aute

   Hace sobre todo animal-hadas escribiendo. Saca su parte más cachonda como coplero y encuentro todas sus obsesiones reunidas: comerse un coño, el cine de Truffaut y levantarle la novia a pijos engominados con la camisa metida por dentro. No queda más remedio que hacerse autista.



sábado, 6 de octubre de 2012

LEÍDO: "Hubo un animal arco-iris que despedía un aliento multicolor" de Fernando Arrabal

         Los clásicos nunca se refirieron a animales masturbadores, y desde luego nunca los erigieron en modelos de depravación. En aquella época se pretendía que el mono “por exceso de sabiduría” se privara del uso de la palabra. Para decir la verdad, a veces un ser vivo incapaz de hablar es el compañero ideal de los espíritus más esclarecidos. Houellebecq, que ha bautizado a su perro Clemente, el bien nombrado, me anunció un día: «Mi corgi va a cambiar el mundo». Schopenhauer esperaba seguramente el mismo triunfo de su caniche.



martes, 2 de octubre de 2012

LEÍDO: "La rama" de Rada Panchovska

He leído La rama de Rada Panchovska. Una poesía verdadera que da en el centro de la diana porque parece escrita por una persona también verdadera. Una voz precisa, con prodigio y enorme estatura de su espíritu. Una poesía presente que nunca olvidaré.



sábado, 29 de septiembre de 2012

LEÍDO: "Poemas" de Cecilia Quílez

   Este fue el último cuaderno de la extinta Aula de Literatura José Cadalso, programa que comenzó en 1991 bajo la batuta del pintor y gestor cultural libertario Juan Gómez Macías. Como era de prever, el programa que diseñó Juan no era del gusto del alcalde del PP que gobernaba entonces y al poco tiempo se le dijo adiós.




   De esos lodos políticos me quedo con este poema de Cecilia:


VENUS ANTE SU ESPEJO

Descarga la tempestad en la playa.
Escalo un peldaño para contemplar el mar en la ventana.
Veo una figura que avanza hacia las olas.
Camina despacio. Se hunde. Desaparece.
En el agua emerge una túnica de algas,
y una luna abre su iris insaciable.
Veo ropa mojada que está sobre mi almohada
y el rastro pegajoso de una caracola
víctima de melancolía.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

LEÍDO: "¡Arriba, Corazón!" de Osvaldo Dragún

   —CORAZÓN HOMBRE: Me voy pronto. (El Negro lo mira, como disculpándose). Me contrataron en… (Lo mira. No puede seguir hablando. Se rompe. Recuesta su cabeza en el pecho del Negro). ¿Por qué vos tenés un lugar y yo no? ¿Por qué no podés ser un cobarde y volver, y te rompen la cabeza y la nariz, y te quedás solo, sin mujer, y tus hijos tienen otro padre, y olés este olor a podrido y te parece perfume, y te comés los chanchos de tu cuñado, pero éste es tu lugar… y yo necesito recostar mi cabeza en tu pecho para que no me salte en pedazos? ¿Por qué, Negro, por qué?
   —NEGRO: ¿Por qué no dejás de joder que se nos va a hundir el bote, moishe?
   —CORAZÓN HOMBRE: (Pausa. Lo mira). ¿Me querés un poco, Negro?
   —NEGRO: (Burlón). Con tanto viaje, tanto viaje se aprenden malas costumbres. Mi viejo tenía razón.
   —CORAZÓN HOMBRE: ¿Me querés, Negro?
   —NEGRO: ¿En serio te importa?
   —CORAZÓN HOMBRE: Sí.
   —NEGRO: ¡Entonces, jódete! ¡No te voy a decir nada! (Se pone de pie).



lunes, 24 de septiembre de 2012

LEÍDO: "Cul-de-sac" de Mercedes Cebrián

   “Braille” se va a llamar la nueva gama de productos de Petrone Design. En ella destaca eso, la textura; los dedos no descansan aunque la vista sí: ésa es la idea. El blanco, además, nos dará elegancia, sobriedad, nos llenará la casa de nuevos adjetivos. Nos obligará una vez más a cruzar cuando el semáforo esté en verde. y a no tocar, peligro de muerte.



viernes, 21 de septiembre de 2012

LEÍDO: "Recuerdos de Lisboa" de Paco López Mengual

   A riesgo de acabar como Alonso Quijano, entre el aumento de horas en mi trabajo docente (con el consiguiente aumento de cursos y el desgaste que ello conlleva), la militancia paterna y la actividad creativa (incluida la crítico- literaria), aún me doy el gusto de leer caprichos como Recuerdos de Lisboa, la excursión lusa del curioso narrador molinense Paco López Mengual, un libro en el que —¡sorpresa!— no encuentra uno insultos, amenazas y demás excrementos que unos humanos lanzan a otros, sólo sencillez y disfrute de la brevedad.





miércoles, 19 de septiembre de 2012

LEÍDO: "La Teogonía" de Hesíodo

A veces una mala edición de un texto clásico puede acercarte o alejarte de un autor. La editorial Fontana es, en su mayoría, desastrosa en cuanto a edición crítica se refiere, aunque haya que reconocer que de vez en cuando Fontana ofrezca ediciones que sirvan muy bien para introducirse en una obra clásica a lectores con escasos recursos económicos. No es el caso de La Teogoníadesde luego.




lunes, 17 de septiembre de 2012

LEÍDO: "La carretera" de Cormac McCarthy

   Novelón. Tremenda, magnífica. Ceniza, oscuridad, ¿es el fin?, ¿hay esperanza?, ¿qué demonios ha pasado?, ¿es el hombre, la naturaleza? Somos juguetes del azar. Es de esas novelas que, en el momento en que comunicas a tus amistades más cercanas que la has leído, comienzan a recomendarte otras del mismo autor compulsivamente. Entre ellas, La oscuridad exterior, Ciudades de la llanura y sobre todo Meridiano de sangre, una obra —dicen— más compleja, pero no por ello menos entretenida, en donde toda la imaginería y el mundo de McCarthy se dan la mano. Lo comprobaré en su momento.



sábado, 15 de septiembre de 2012

LEÍDO: "La vida por delante" [Ana Alvea Sánchez y Jorge Díaz Martínez]

   Muy buenas intenciones, buen criterio de selección y una edición mejorable en la primera página de presentación de cada autor seleccionado, no en el resto.




   De dicha selección tengo mis favoritos como poeta al que le atrae inevitablemente compartir una manera de escribir el mundo, pero no siempre se corresponden con las que considero, como lector, una trabajada muestra de las diferentes propuestas estéticas andaluzas de ahora, como la de Siracusa Bravo, Sara Herrera Peralta, Elena Medel, Salvador Galán Moreu, Luna Miguel, etc. Por ejemplo, no me identifico con el ruidismo del cordobés Luis Gámez ni con el simplismo del gaditano Antonio Huerta, pero me parece lógica y plausible su elección como representantes de la heterogeneidad lírica que late desde Ayamonte a Pulpí. Copio un poema de este último:


GAFAPASTA

Tú, poeta postmoderno,
afincado en discotecas cool,
exposiciones exquisitas
y presentaciones de libros minoritarias.

Tú, que vives la vida intensamente,
que duermes con un libro de Rimbaud bajo la almohada,
que miras al resto de los mortales
desde tu altar de vinos caros
y drogas de diseño.

Tú, carne de cañón de Facebook,
cronista de un presente que no existe,
detente, despierta, espabila
y haznos un favor a todos:

cómprate unas putas lentillas.