miércoles, 12 de septiembre de 2012

LEÍDO: "El café" de Carlo Goldoni

   Aparte de disfrutar de una buena representación escénica, siempre defenderé la lectura solitaria, silenciosa o en voz alta, de la obra teatral. Quizá por defecto de escritor, todavía me puede más el texto que su elevación corporal o visual. Nada como el lenguaje para remover la abstracción espiritual.



No hay comentarios: