martes, 11 de septiembre de 2012

LEÍDO: "Ningún lugar" de Vicente Velasco

   Mi parte favorita es la tercera, la titulada “Naufragio”. Poemas existencialmente portuarios. Y la cumbre de esa parte es el poema titulado ‘Los grados necesarios del naufragio’:

Coger bien la pluma, inclinarla
como en una simulación de alineación planetaria,
Marte, Venus y Plutón. La mitad de Júpiter.
La sombra de Urano y el devenir de la tinta.

Inclinarla, aportar suavidad inefable a la mano,
al igual que las olas esculpiendo la dulce geometría
de los grados necesarios para hundir este navío.

Transcribiendo los versos arabescos de nuestros recuerdos.
Los definitivos en la arquitectura del océano.
Nuestros restos.



No hay comentarios: