lunes, 1 de octubre de 2012

LEÍDO: "Los motivos del lobo" de Rubén Darío

   Y uno concluye afirmándose que el lobo nunca tiene motivos.



No hay comentarios: