miércoles, 7 de agosto de 2013

LEÍDO: "La broma infinita" de David Foster Wallace

   Me ha llevado tres meses leerlo, con la tentación de abandonarlo en algún tramo, pero ha merecido la pena coronar esa montaña.
   Joyce contestó a un periodista que le preguntó por Ulises que pretendía tener entretenidos a los críticos unos trescientos años. Cuando acaben con Joyce, pueden empezar por Foster Wallace. Todo suyo. No me interesa nada analizar este universo. Simplemente me he sentado a ver pasar los trenes, majestuosos, y cuando el color de los vagones era aburrido, miraba al cielo. Para jugar al eschaton ya me pongo el videoclip de ‘Calamity son’ de The Decemberists.



No hay comentarios: