domingo, 10 de noviembre de 2013

LEÍDO: “La cuestión judía” de Karl Marx

   Me queda claro que la semilla alemana del antisemitismo estaba arraigada en la sociedad antes de que llegasen los famosos antisemitas del siglo XX.
   Marx, glosando los argumentos de su tutor filosófico, el ateo Bruno Bauer, insiste en que para que el judío alcance la emancipación no sólo ha de abandonar el judaísmo como religión, sino que después ha de abandonar el judaísmo como forma de ser y de actuar en la sociedad que él ha transformado en burguesa trapicheando con el Dios Dinero. También dice que el cristianismo sólo ha de liberarse de su religión, no así el judaísmo, que tiene dos capas de liberación que superar.
   Ha sido una lectura muy enriquecedora y clarificadora.



sábado, 9 de noviembre de 2013

RELEÍDO: "El manifiesto comunista" de Karl Marx y Friedrich Engels

   Parece una edición de las que regalan los bancos, o regalaban, a sus clientes vips. Más chocante aún es su editor: ¡Silvio Berlusconi Editore! Me llegó de regalo por unos familiares italianos. El Cavaliere es un cínico redomado. Digamos que se permite el lujo de editar —para regalo— los textos de sus enemigos naturales y morales. Si esto no es un trabajo conceptual, que venga Dios y lo vea.




   Una edición exquisita, todo hay que decirlo: empaquetado de lujo, con estuche rojo… Como la alfombra, al enemigo caído.
Lo leí, como tantos jóvenes, a los diecinueve años, deprisa y corriendo una tarde en la biblioteca de la Facultad de Letras, porque venía un poeta peruano a recitar a Murcia, Antonio Cillóniz, y nuestro profesor, Vicente Cervera Salinas, nos había adelantado que Cillóniz era marxista.
   En su relectura no lo veo un libro especialmente difícil. Desde luego, no más que otras lecturas filosófico-políticas de autores post-marxistas. Me dicen —aún no lo he leído— que El capital es su obra más compleja.
   En cualquier caso, es uno de los tres “libritos” más influyentes en los últimos tiempos, junto a la Biblia y el Corán, aunque a veces me quiera quedar solamente con el comunismo de Coleridge.