miércoles, 31 de diciembre de 2014

LEÍDO: "Schattenboxen" de Leo del Mar

   Sí, lo sé, yo no practico literatura esquizoide. Mi escritura está lejos de ella, no va con mi personalidad creadora, pero eso no quita para que a mis lecturas les eche salsas esquizo de vez en cuando. Me divierten, me gustan, son sugestivas y me estimulan. Y no le doy más vueltas.




ALGO PERSONAL, RENOVADO

¿Qué te dio el sur, qué no da el norte?
Hay picaderos y tramontes,
rompeolas, adoquines sueltos...
Y las mujeres...
Tú sabes cómo son de iguales.
Tú eres lo peor entre iguales.
Calma, se andará, mira la mar. Saca tu perro a pasear.
Ni que declinaras comunismo.

martes, 30 de diciembre de 2014

LEÍDO: "Maradul" de Ana Mª Sánchez Sánchez

   Libro de claroscuros dedicado a la memoria materna. Copio un ejemplo:

XV

Se sentaba a coser y le crecía
una jaula de agujas a su sombra
que se mermaba poco a poco en pájaro
hasta alcanzar la triste dimensión del hilo.

Era como si se nublara en las tijeras
y se hiciera de noche en los ojales
y en un solo dedal cupiera todo el día.



domingo, 28 de diciembre de 2014

LEÍDO: "Animales entre animales"

   Hay de todo, como en cualquier botica antológica. Es un libro que parte de una iniciativa necesaria, interesante y generosa por parte de sus editores, ya que el total del dinero que vale la compra de cada ejemplar va dirigido a grupos de protección animal.
   Uno de los poemas que más me ha gustado es éste, de Cristina Morano:





EL ANIMAL QUE NO ERES

No, tú no eres un animal.
Tú no obedeces
ciegamente, ni al dolor respondes
con aullidos. No has nacido
en el lugar previsto, ni has sido separado
de tus juegos para la educación.
Nadie te confina en recintos
protegidos, ni vigila tu ocio,
ni escancia tu comida a horas previstas
en platos estándar. No entregas
tus crías al sistema, ni tu placer a las normas.
No.
Tú no eres un animal.
Estás seguro.

sábado, 27 de diciembre de 2014

RELEÍDO: "Matar a Platón" de Chantal Gaillard

   Hace diez años que se publicó. No encuentro muchos poemarios en español tan sutilmente construidos como éste.
   Poetas del pensamiento hay muchos, pero la mayoría creen camuflar su falta de talento con la cita erudita o el alambique lingüístico. Chantal no, Chantal es pata negra.



lunes, 22 de diciembre de 2014

LEÍDO: "Los tripulantes del Líricus" de José Siles




Odias aquel miedo,
para qué lo vas a negar,
ese miedo que te tambalea
como a un pelele sin más
alma
que la sed de supervivencia.
Odias la incertidumbre.
Casi imposible disimular por más
tiempo.

viernes, 12 de diciembre de 2014

viernes, 28 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Poemas (2004-2014)" de Rae Armantrout

   Esta autora californiana debería haberse editado en Visor, Vaso Roto o en otra editorial que no fuese universitaria, tan poco interesadas —la mayoría— en la promoción y distribución de sus publicaciones.
   Los críticos norteamericanos quieren encasillarla entre los “poetas del lenguaje”, pero se les escurre en cada libro y los pone nerviosos. ¡Minipunto para Rae Armantrout!
   Esfuerzo titánico, por cierto, su traducción. Enhorabuena, otra vez, a mi admirada Natalia Carbajosa.



miércoles, 19 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Nimbos" de José María Díaz Castro

   Una rareza. Es el único libro —publicado en 1961— de este autor en lengua gallega. Preocupaciones existenciales entre terruño y religión. Puede sonar a tostón paleto, pero no lo es. Para un libro que escribió, demostró que sabía trabajar fino, sin chapuzas.




   Un verso suyo:

A beleza fireume para sempre
[La belleza me ha herido para siempre]

martes, 18 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Amor y media vuelta" de Roger Wolfe

   La primera mitad es más potente. Tiene una decena de poemas que son puro escozor. Luego hay algunos juegos que bajan el nivel, sobre todo las versiones libres de canciones pop. Aún así, el último texto en prosa da en el centro de la diana, es un tortazo final de primera.



lunes, 17 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Nadie quiere saber" de Alicia Giménez Barlett

   No sé prácticamente nada de novela policíaca, pero Alicia Giménez Bartlett y su personaje de la inspectora Petra Delicado me han hecho pasar bastantes buenos ratos y me han motivado para seguirles la pista en otras aventuras de polis y cacos por la Barcelona negra. Con eso basta. Objetivo cumplido.



viernes, 14 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Por la concordia" de Francesc Cambó

   He subrayado tantos párrafos que por un momento me he sentido estudiante de Ciencias Políticas preparando un trabajo de fin de curso.



domingo, 9 de noviembre de 2014

LEÍDO: "La Galla Ciencia" Nº2

   Sé lo complicado que es gestionar la cocina de una revista. Pues bien, hay un equipo de cuatro personas en Murcia que, creo, están coordinando la mejor revista de poesía que se edita ahora desde España. Es La galla ciencia. Acabo de comprar su número dos en papel y me quito el sombrero. Mucho trabajo detrás. Y mucha generosidad cultural. ¡Atended, periféricos del mundo!
   Larga vida.



sábado, 8 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Mujer sin edén" de Carmen Conde

   Eva reprochando eternamente su dolor y su sumisión. Y todo por haberse querido desahogar un momento con Adán.
   Como en todos los libros de sus primeros veinticinco años publicando, la autora hizo encaje de bolillos cada vez que trataba un tema religioso y pasó discretamente la censura de la España franquista de 1947.



viernes, 7 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Muertes y entradas" de Dylan Thomas

   Es su libro más extenso. En él caben alucinaciones montañosas, granjeras y marítimas de todos los colores. Y estrofas inolvidables como ésta: «Una vez tuve a un niño rico para mí / amaba su cuerpo y su riqueza azul marino / y viví en su monedero y en su corazón».



miércoles, 5 de noviembre de 2014

RELEÍDO: "Maquillaje" de Pedro Casariego Córdoba

   La trágica muerte de una hija servida dentro de una propuesta poético-cosmética genial que cruza obsesivamente el travestismo y la homosexualidad entre altos y bajos mandos de un ejército instalado entre Rangún y Hanoi. Un viaje que, como lector, he recorrido más de una vez y siempre me deja boquiabierto pensando cómo este escritor no goza de la celebridad crítica de otros poetas marginales en español.



lunes, 3 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Eternidades" de Juan Ramón Jiménez

   Cien años después, lógicamente, este libro de 137 poemas, aunque esté firmado por un clásico descomunal como JRJ, tiene alguna imagen empalagosa, alguna estrofa de brillo apagado o algún giro sintáctico oxidado. Pero, madre mía, lo que daría uno por haber firmado algunos poemas solamente de esta obra. Por ejemplo, éste:




IV

Tira la piedra de hoy,
olvida y duerme. Si es luz,
mañana la encontrarás,
ante la aurora, hecha sol.

domingo, 2 de noviembre de 2014

POETAS EN EL PENTAGRAMA: BUNBURY Y EL VIAJE A NINGUNA PARTE



Bunbury desmontó el circo. Y no porque los enanos le hubiesen crecido. Más bien le estaba ocurriendo todo lo contrario: las pulgas se iban amaestrando solas. La cancelación repentina de la gira de su disco en directo Freak Show en el verano de 2005 fue un golpe para los incondicionales. ¿Dónde se escondió el artista? Si hacemos caso al enigma propuesto en Viaje a ninguna parte obtendremos la respuesta en el mismo título. Y es que Bunbury se había labrado él solito, sin ayuda, un particular camino hacia el abismo desde hacía casi diez años. Rebobinemos brevemente: con Radical Sonora (1997) sorprendió a propios y extraños proponiendo un cambio extremo de vestuario, estilo y filosofía de vida respecto a Héroes del Silencio; con Pequeño (1999) hizo que hasta nuestras abuelas pudieran escuchar rock contemporáneo cantado en español y también consiguió que los amantes de la música no pronunciásemos el explotadísimo adjetivo ‘latino’ sin que se nos cayera la cara de vergüenza; con Flamingos (2002) demostró que desde la música popular aún podían dinamitarse convenciones estéticas y mirar hacia Latinoamérica con la cabeza bien alta, sin provocar pena, sin insistir en el victimismo de los epígonos de Manu Chao.
Aunque parezca una contradicción, Viaje a ninguna parte no fue más que la parada en el vértice del volcán de la creatividad. ¿Obra maestra o pérdida total de la orientación? Con este músico uno se ve obligado a tomar posiciones de inmediato. Yo creo que Bunbury se colocó, orgulloso, en la cima de su carrera. Desde el inicio a la mexicana de ‘Que tengas suertecita’ hasta ese tango esquizofrénico con tintes de vals vienés que es ‘Canto’ se exponía un rosario de canciones en las que veneraba a juglares del fracaso como Dylan, Tom Waits o Nick Cave (‘Los restos del naufragio’) porque padecía la resaca de amores y celos nacidos en la noche tabernaria de ciudades sudamericanas que frecuentaba (‘El rescate’, ‘Carmen Jones’, ‘En la pulpería de Lucita’, ‘Una canción triste’, ‘No me llames cariño’, ‘La chica triste que te hacía reír’). Parecía que la tristeza se apoderaba del ánimo de este tahúr cuando de repente se sacaba un as de la manga y nos ponía a bailar a todos a ritmo de sonido dixieland en ‘Que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha’. Tanto la autocrítica como la crítica social y política han sido inherentes al pentagrama de este cuerdo maquillado, de modo que también las encontramos en temas como ‘La señorita hermafrodita’, ‘Adiós, compañeros, adiós’ o ‘El aragonés errante’. Y en mitad de esta fiesta dispuso un título de energía huracanada —nunca mejor dicho, a tenor de la banda que lo acompañaba, El Huracán Ambulante— como es ‘Anidando liendres’; en él se juntaban la fuerza del metal antiguo en el estribillo con la herencia actualizada de dos continentes cargados de historia indígena y occidental. Aquí Bunbury destapa, agita y derrocha la coctelera euro-americana: cabaret berlinés de entreguerras a lo Kurt Weill, dolor del tanguista, tres caribeño, júbilo circense de la factoría freak del cineasta Tod Browning, vientos aztecas, violines pamperos, guitarras eléctricas… Fue el grito de los raros, los marginados que ostentaban la corona. Se tuvieron que disfrazar para conseguirla y obtuvieron los resultados esperados.

A pesar del anuncio de despedida indefinida, el zaragozano siguió dándonos lecciones de teatro hecho música en trabajos posteriores: Hellville de Luxe (2008), Las consecuencias (2010), Licenciado Cantinas (2011) y Palosanto (2013). Como se ve, la función no acabó en Viaje a ninguna parte ni acabará hasta que Bunbury exhale su último suspiro. Lo sabemos. Seguro que no.

sábado, 1 de noviembre de 2014

LEÍDO: "Los pies en el cielo" de Fernando Garcín

   Hay una mujer que es actriz de teatro: Masha Mendes. Tiene un amigo, Solag, con quien dialoga o pasea por un escenario mental (Efimeria) y por un escenario real (el hospital). A partir de ahí los lectores debemos aceptar e interpretar los delirios anestésicos de Masha Mendes construyendo su puzzle narrativo gravitatorio.
   Fernando Garcín cuenta desde la fiebre una historia subterránea, escrita a partir de la libertad de un preoperatorio.



jueves, 30 de octubre de 2014

LEÍDO: "Imitación y verdad" de John Ruskin

   Tras fracasar en su matrimonio, tras no ser correspondido por varias doncellas de las que se fue enamorando y tras proponer mejoras sociales para los pobres de Inglaterra, el autor cayó en la locura sus diez últimos años de vida. Antes de enfermar escribió en cinco gruesos volúmenes su Pintores modernos, obra fundamental en el siglo XIX. Menos mal que hay gente comprensiva como los de la editorial Casimiro, que piensa en los que no sabemos tanto de crítica de arte y nos ofrece libros como éste: un “grandes éxitos” del Modern painters.



LEÍDO: "Diván del ópalo de fuego" de Clara Janés

   Un libro apoyado en una leyenda arábigo-mística, que escarba en la esencialidad atómica del amor humano y —lo más extraño de todo, dado su argumento— no cae en la cursilería. Y escrito en verso. Ahí es nada. Evidentemente, detrás de todo esto anda la mano maestra de Clara Janés.



miércoles, 29 de octubre de 2014

LEÍDO: "Los soles por las noches esparcidos" de Santiago Montobbio

   Mi resumen tras la lectura de la obra poética completa —hasta la fecha— de Montobbio es, reinterpretando un verso de Carlos Pardo: ¡Oh, Nihilismo, Nihilismo, dame más de lo mismo!
   Copio una muestra:




UN POEMA que no vaya de nada,
que no tenga nada, o, lo que es lo mismo,
y no sé qué es más difícil o más fácil,
en el que la nada asome. Un poema
que la nada cifre, dé medidas. A la vida
la cerca la nada. La poesía bien puede
intentar cifrarla. Su pulso es siempre oscuro.
No sabemos hasta dónde llega, en qué tierra
adentro se hunde, qué largas pueden ser sus raíces.
La sospecha es que no termina nunca.
Más que un poema, necesita una obra
poética entera. Una obra en la que los poemas
siempre están en blanco y a la vez impresos
y los leemos. Qué dicen no entendemos.
Pero así están, sobre las páginas, cifra
exacta y fiel de la nada.

viernes, 10 de octubre de 2014

LEÍDO: "Diva de mierda"

   Me encantó la idea de reunir textos alrededor del ego. Nada más conocer la noticia de su publicación pensé: «Ojalá lo leyesen Fulanito, Menganito y Zutanita. Falta les hace que se vean reflejados en la ridiculez de su egocentrismo, creyéndose lo más en el culo de España y, peor aún, autoproclamándose guardianes de la Raza Literaria y repartiendo carnets de escritor: tú eres evasivo, tú comprometido, tú mejor para público juvenil, tú eres marxista, tú eres mutante, tú eres cursi, tú eres de lo mejor (como yo), etc». Luego, al minuto, pensé: «Esto mismo puede estar pensando otro lector/autor de mí». Y cuando se neutralizaron ambos pensamientos ya estuve dispuesto a embarcarme tranquilamente en la lectura sin pensar en mis contemporáneos (servidor incluido). Destaco los textos de Arturo Accio, Lalo Barrubia, Javier Cánaves, Jordi Doce, David González, Juan Pardo Vidal, Víctor Peña Dacosta, Jesús Zomeño y ‘La carta abierta a Jaime Gil de Biedma’ de Ángel Manuel Gómez Espada, un ZAS que debería servir de receta para cualquier autor con subidón de ego, ego, ego.



martes, 7 de octubre de 2014

COLLEJA




Ahora que tanto moderno de chupete y biberón y tanto hippie arrepentido escupen sobre su tumba queriendo distinguirse en su voz laudatoria, yo me atrevo a decir que Cortázar orina en los teclados de todos nuestros ordenadores, y en los de ellos más aún. 

Es uno de los escritores —narrador multiplanetario, poeta líquido, melómano buscón y politólogo cósmico— que más fulgor ocultan las lápidas de París.


Maestro Julio, estaré persiguiéndole hasta el final de mis días.





Juan de Dios García

viernes, 3 de octubre de 2014

LEÍDO: "Si tocamos la tierra" de Aurora Saura

   Creo que no volverá a cumplir más los 60 años y sólo ha publicado cuatro libros: Las horas, De qué árbol, Retratos de interior y Si tocamos la tierra.
   Salvo excepciones, siempre me he fiado más de los escritores que publican poco o publican lentamente. En el otro peso de la balanza hay autores que tienen una incontinencia editora muy difícil de curar porque nadie de confianza osa decirles: «Eh, tía, para, ¿no te das cuenta de que estás mezclando continuamente oro con caca? Intenta que haya más de lo primero que de lo otro, respeta al lector», y si alguien se lo dice, no hacen ni caso, por mucho criterio o autoridad que tenga quien les advierte. Los “mezcladores” suelen padecer también de sordera.
   Pues eso, que Aurora Saura tiene un oído muy fino. Nos vemos en su próximo libro.



jueves, 2 de octubre de 2014

LEÍDO: "Música de cámara" de Rosa Regàs

   Una historia de amor ambientada en la Barcelona franquista, frustrada por un clasismo, un machismo y un catolicismo asfixiantes. Su argumento parece un cromo repetido, ¿a que sí? Pues está bien escrita. Sólo faltaba eso, claro.



jueves, 25 de septiembre de 2014

miércoles, 24 de septiembre de 2014

LEÍDO: "¡Indignaos!" de Stéphane Hessel

   Diré dos cosas:
   1ª) Entiendo que a Hessel le hubiera gustado de Facebook más la parte que tiene de instrumento para la organización político-social y la acción real que la de vertedero de politólogos gratuitos, histéricos, ociosos y masocas que, además, pretenden ahorrar en psicólogos desahogándose con perversidad y disparando hacia los demás su caca disfrazada de conciencia.
   2ª) Creo que no hay mejor manera de terminar este alegato que como lo hace. Me ha encantado esa verdad que uno lleva tatuada en el espíritu desde hace varios años: «A aquellos que harán el siglo XXI les decimos, con todo nuestro afecto: CREAR ES RESISTIR, RESISTIR ES CREAR».



martes, 23 de septiembre de 2014

LEÍDO: "El malogrado" de Thomas Bernhard

   Me acabo de estrenar con este autor. Sé que llego tarde, pero la dicha ha sido buena. Son pensamientos y deducciones monotemáticas del protagonista en bucle, pero no es una novela aburrida. Está escrita en una prosa sin puntos y aparte, no da ni un solo respiro, no deja ni un espacio vacío, pero su ritmo hermético, sin embargo, fluye perfectamente.
   El malogrado ha sido el descubrimiento y la constatación de un escritor con una energía especial.



lunes, 22 de septiembre de 2014

LEÍDO: "Aliquid" de Mario Jurado

   De vez en cuando un poemario explícitamente autoeditado se sale del carril del tedio o la cursilería y despierta momentos de curiosidad. Cada poema, dedicados en su mayoría al Eros y al Tánatos, lleva como título una expresión latina, desde ‘Gratia plena’ a ‘Galia est omnis divisa in partes tres’. Como postre, el autor se despide traduciendo al latín ‘Jumpin’ Jack Flash’ de The Rolling Stones, cuyo estribillo «It’s a gas, gas, gas!» convierte en «Quod laxamentum!».
   Rocanrolleandum!



jueves, 18 de septiembre de 2014

LEÍDO: "El señor Brecht" de Gonçalo M. Tavares

   A veces el sentido del humor o la pretendida ironía de un autor y un lector chocan de frente y solamente tienen tres o cuatro relatos —no más— en los que comparten alguna sonrisa. Me ha pasado con este libro.
   Quizás el humor de Angola no está hecho para mí.



domingo, 14 de septiembre de 2014

LEÍDO: "Los diarios (1957-1989)" de Carlos Barral

   Es una publicación póstuma, pero tuvo la aprobación del autor en vida.
   Aún así, se nota que no es un diario meditado, de intención literaria. Hay muchísimas anotaciones inconclusas (mezclando el castellano y el catalán entre 1980 a 1982) y listas de tareas cotidianas de editor, marino y político. Lo más destacado de su intimidad recorre esbozos de poemas, bosquejos de argumentos novelísticos, turbaciones tras conversar con Gil de Biedma o Ferrater, reflexiones sobre su vida conyugal con Ivonne Hortet —curiosa la redefinición que hace de las infidelidades bautizándolas como «accidentes eróticos»—, sus preocupaciones por el alcoholismo y su creciente interés por la traducción amateur de clásicos como Jenofonte, Plutarco, Catulo, Quintiliano, Tibulo, etc.



sábado, 13 de septiembre de 2014

LEÍDO: "Crimen y castigo" de Fiodor Dostoievski

   Quisiera comentar tanto sobre este libro que la cosa daría para, al menos, una tesis doctoral, pero hay dos obstáculos que me lo impiden:
   1º) Se han publicado ya tantos miles de estudios sobre Raskólnikov y su paranoico San Peterburgo, sobre la culpa y sobre la esperanza de renovación en un hombre gracias a la pureza del amor, que lo que tenga que opinar uno —creyendo que ofrece, aunque sea una partícula microscópica de riqueza a su análisis— ya lo habrán escrito mejor centenas de estudiosos con anterioridad.
   2º) Tendría que saber ruso y eso no está entre mis actuales preferencias de aprendizaje.




   En cualquier caso, ya he comprobado algo leyéndolo/viviéndolo en primera persona y no confiando a ciegas en las recomendaciones de los “sagrados” manuales académicos: Crimen y castigo ha llegado a lugares narrativos donde ninguna obra antes o después ha llegado.


martes, 9 de septiembre de 2014

LEÍDO: "La vida extraña" de Natalia Carbajosa

   Sigo la trayectoria de Natalia Carbajosa desde su primer libro. Con este último no hace más que confirmarse como una autora que funde en sus maneras el abierto goce mediterráneo —donde reside desde hace dos décadas— con el recogimiento simbolista de la herencia literaria castellana en la que se educó.



martes, 5 de agosto de 2014

LEÍDO: "Cuentos de La Alhambra" de Washington Irving

   Por diferentes causas —y a pesar de que le falta algo fundamental para mí como es mar—, Granada es mi ciudad andaluza favorita. La he visitado muchas veces y espero hacerlo otras muchas más. No en vano, mis padres, de origen almeriense, me llamaron Juan de Dios porque estudiaron en Granada. La vinculación sentimental con esta ciudad y con su monumento estrella es, pues, evidente.
   Aún así, esta obra era un clásico del que sabía muchas cosas, pero que no había leído todavía.
   Cuando lees un libro clásico que tienes pendiente y te decepciona queda un sabor agridulce y una sensación incómoda en el ánimo lector. Cuando te llena, ese gozo es doble, porque disfrutas una obra maestra y encima corroboras tus sospechas y asientes ante la gente que, con mucho criterio, te había aconsejado esa lectura.




   Esta edición es de un diseño mediocre y funcional, dirigida al turista. Sin embargo, una de dos: o el traductor, Ricardo Villa-Real, ha hecho un trabajo excelente o Washington Irving, aparte de un viajero inteligente, fino y de lo más intrépido, escribía tan bien que en muchos momentos se me ha olvidado que estaba leyendo a un escritor español del siglo XIX.
   Odio recomendar libros, pero voy a hacer una excepción con éste y aconsejo a quien no lo haya hecho que se acerque a las descripciones irvingianas de la ruta que hace desde Sevilla a Granada, de la exótica convivencia de un diplomático yanqui con granadinos decimonónicos y de la capacidad de narrar leyendas como la de un astrólogo árabe que vacilaba al rey Aben Habuz; la del príncipe Ahmed, al que se le prohibió el conocimiento del amor; la de las tres princesas Zaida, Zoraida y Zorahaida, que no pueden resistirse ante los encantos de tres fornidos caballeros cristianos a los que su padre tiene encarcelados; o la leyenda del soldado encantado, condenado eternamente a montar guardia en el puente del Darro desde la llegada de los Reyes Católicos.

viernes, 1 de agosto de 2014

LEÍDO: "Enemigos públicos" de Michel Houllebecq y Bernard-Henri Lévy

   Dos titanes de las letras francesas aceptaron que la editorial Flammarion publicara una elaborada correspondencia entre enero y julio de 2008 por correo electrónico. Cordialidad, pero a distancia.
   Empecé a hojearlo con escepticismo, prejuzgando encontrarme una pelea de egos para lectores cotillas, un producto meramente comercial para la industria de la “inteligencia”. Sin embargo, no podría resumir la cantidad de anotaciones que he hecho y los momentos de brillo expresivo (sobre todo en Houellebecq) y lucidez humanística (sobre todo en Lévy) obtenidos.
   Es cierto que antes, durante y después del combate yo siempre apostaba en el ring por Houellebecq —no puedo evitarlo, es mi autor favorito vivo—, pero al finalizar la lectura he de admitir que Lévy, de quien desconfiaba por representar a la llamada “izquierda-caviar”, me ha seducido lo suficiente como para prestarle más atención de ahora en adelante.



jueves, 31 de julio de 2014

LEÍDO: "La literatura del silencio" de Manuel Longares

   Habla sobre el silencio de los editores y los autores “pata negra” a la hora de afrontar las inflexibles leyes de la industria literaria. Esta conferencia-ensayo fue publicada en 2001. Trece años después, con toda la piratería e-bookiana que ha llovido, su discurso sería más feroz con el concepto ‘industria’, ya que ésta se ha hecho y se hará más espectacular aún, en el peor sentido del adjetivo ‘espectacular’.



sábado, 26 de julio de 2014

LEÍDO: "Las formas de la novela en democracia" de Jordi Gracia

   Salvo la explicación diferencial entre ser un gran narrador y ser autor de novelas modélicas y la constatación de que el género del diario goza de excelente salud en España (Trapiello, Carlos Pujol, Jiménez Lozano, José María Álvarez, Sánchez-Ostiz, Martínez Sarrión...), esta conferencia-libro no aporta mucha más información jugosa.



LEÍDO: “Narrativa en el exilio en lengua gallega” de Xesús Alonso Montero




   Día de ensayos breves.
   Según las estadísticas de este estudioso, en la Galicia sublevada de 1936 “pasearon” a nueve escritores en gallego y en el Madrid leal a tres.
   Otro dato de interés que ejemplifica cómo el ser humano se traiciona por miedo es la entusiasta propaganda franquista que en los años cuarenta hicieron los ilustres Vicente Risco o Álvaro Cunqueiro.
   El miedo lo puede casi todo.

viernes, 25 de julio de 2014

LEÍDO: "Martillo" de Alejandro Hermosilla

   Vamos a imaginar que no hubiesen ingresado a Nietzsche en una clínica psiquiátrica de Basilea ni a Artaud en un asilo de Ivry-sur-Seine. Vamos a imaginar que están vivos en 2014, que son íntimos amigos y que deciden instalarse en un hotel de Fez en cuyos baños se les sirve infusiones de ácido lisérgico todas las mañanas, tardes y noches.
   Et voilà!
   Arabian trip experience.



jueves, 24 de julio de 2014

LEÍDO: "Palabra de rock"

   He terminado de leer en Cala Cortina Palabra de rock (Antología de letristas españoles), interesante paseo por la literatura del pop-rock en castellano hecho en España. Como toda antología, hay hallazgos satisfactorios y ausencias decepcionantes. ¿Por qué no incluye, por ejemplo, a Sr. Chinarro, Josele Santiago, Víctor Coyote o Antonio Vega?
   Buen prólogo de Silvia Grijalba, aceptable epílogo de Alfredo Taján y una selección con bastantes luces y alguna sombra.



miércoles, 16 de julio de 2014

LEÍDO: "El ritual de lo habitual" de Cristina Morano

   Libro anterior a Cambio climático que tiene una rabia más explícita. Hay boxeo femenino y agitación feminista, pero esa rabia apenas tiene camuflaje, en el fondo contiene menos veneno para el enemigo, aunque haya disfrutado con cada tortazo y viendo cómo Morano hace crecer el medallero patrio.