domingo, 30 de marzo de 2014

RESISTENCIA

         No es tan difícil. Para no caer en la tristeza suelo pensar en mis amigos o familiares muertos, en los sueños que tenían y que se cortaron de cuajo por un accidente o una enfermedad fulminante. Dicen que no se puede estar pensando siempre en la muerte. Yo pienso cada día en ella. Y eso, por ahora, me da la vida.


miércoles, 26 de marzo de 2014

LEÍDO: "Vigilia del asesino" de José Óscar López

   Narración abstracta en verso de un “asesino” que huye somnoliento y desquiciado a 220 k/h por las autopistas de la queja, la culpa y múltiples sentimientos tóxicos entre las ruinas de la hipermodernidad.
   Este viernes estaré presentando a su autor en el café Ficciones. Seguro que sonarán de fondo temas de la banda sonora del libro: Miles Davis, Swans, Lou Reed, The Smiths, Radiohead, Mogwai, Nick Cave, Primal Scream…



martes, 25 de marzo de 2014

RELEÍDO: "El almuerzo desnudo" de William Burroughs

   La lectura en edad adulta de una obra que está inadecuadamente comercializada hacia un público juvenil ha sido desagradable, pero admirable por dos razones: el estilazo literario de Burroughs (ensombrecido por la aplastante mitomanía de la droga) y el aplauso que se merece el responsable de Olympia Press, la editorial que tuvo las narices de publicar este texto ¡en 1959!
   Ese año, mientras The Platters, Paul Anka y Elvis Presley se forraban ocupando los número uno de las ventas de discos en EEUU, Burroughs nos hacía atravesar el infierno en la tierra en forma de libro.
   Lógicamente, las felicitaciones por ser transgresores popularmente se las llevaron los músicos, no los escritores.



miércoles, 12 de marzo de 2014

LEÍDO: "Merced, 22" de José Luis Martínez Valero

   Lectura reposada, lectura que da lecciones de lectura, como sólo las da Valero, el Juan de Mairena murciano. El título del libro toma esa dirección postal real de la ciudad de Murcia, “Merced, 22” para imaginar las cartas que un hombre de letras real, el editor Juan Guerrero Ruiz, se escribiera con Salinas, Lorca, Altolaguirre, Guillén, Hernández, Juan Ramón, Moreno Villa y buena parte de la constelación cultural del Siglo de Plata español.
   Valero utiliza la ficción para hacer ensayo. En numerosas ocasiones el género de ensayo-ficción es el pretexto adecuado para que un escritor camufle las limitaciones de su cojera imaginativa.
   Creo que este libro es un ensayo-ficción bien entendido.



lunes, 10 de marzo de 2014

CAMINO

        Aunque los leo, los subrayo y los valoro, como creador nunca me ha llamado la atención el malditismo de niño bien y revolucionario que brinca de cama en cama, se emborracha, se droga y da disgustos a su mamá.
        Desde hace años me reconozco cercano a la poética de Eloy Sánchez Rosillo, Karmelo Iribarren o Miguel d’Ors, por citar tres ejemplos hispánicos de enjundia. Podría nombrar otros modelos de referencia: Rada Panchovska, Emily Fragos, Edwin Madrid, Scott Hightower, Aïcha Bassry... Hay decenas de ellos, quizá cientos, dudo que miles.
        Me muestro elegíaco, pero queriendo aspirar gramos de elegancia. No aporto nada nuevo, tampoco creo que haga ninguna falta. Me conformo con parir un libro bien pulido, bien medido o con buena respiración, que contenga cosas efectivas y sensatas. En esto se conoce que voy para viejo.

sábado, 8 de marzo de 2014

LEÍDO: "La galla ciencia" Nº1

   Aplaudo su coordinación, el diseño y la maquetación de Manuel Pujante, el buen trazo del ilustrador Seisdedos, el surtido de firmas consagradas, prestigiosas, emergentes y el descubrimiento de autores como Paulo Leminsky, Pedro A. González Moreno o Guillermo Morales Sillas.



viernes, 7 de marzo de 2014

RELEÍDO: "Prohibido suicidarse en primavera" de Alejandro Casona

   Entre otros personajes, en esta obra hay un antiguo empleado de banca que se pasa la vida enamorado recordando a Cora Yako, una cantante de ópera que le fascinó en su juventud y vive hechizado por ella desde entonces. El azar consigue reencontrarlos y la Cora Yako auténtica quiere corresponder a ese amor. Pero, claro, el Amante se debate entre vivir su fantasía de hace décadas o dejarla quieta como fantasía. Su colega Fernando, periodista, le ofrece una solución:




   —FERNANDO: Hay otra solución. Renuncie a la Cora Yako auténtica. Quédese con la que usted ha soñado. Y dedíquese a escribir.
   —AMANTE: ¿A escribir?
   —FERNANDO: Es otra forma de heroísmo. Las novelas nunca las han escrito más que los que son incapaces de vivirlas. ¿Qué sueldo tenía usted en el banco?
   —AMANTE: Nada; doscientas cincuenta pesetas.
   —FERNANDO: Yo puedo ofrecerle quinientas en el periódico, y vacaciones pagadas. ¿Quiere usted encargarse de la página de viajes y aventuras?

PARAÍSO PERDIDO

     
         ¿Te acuerdas cuando íbamos de artistas teniendo dieciocho o diecinueve años y creíamos que la literatura era  fumar hierba  y beber cerveza en un piso de estudiantes leyendo entre varios un libro de Kavafis y sonando de fondo el órgano de Ray Manzarek? Estaba bien, ¿eh? Pero, claro, eso no era la literatura.

sábado, 1 de marzo de 2014

LEÍDO: "¿Quién teme a Virginia Woolf?" de Edward Albee

   Qué difícil es plantarle cara a una tragedia personal para resolverla y sobrevivir a ese dolor. Qué rápido se cubre uno de odio y amargura si no se produce ese enfrentamiento y se sale herido pero, al menos, no derrotado.