sábado, 1 de marzo de 2014

LEÍDO: "¿Quién teme a Virginia Woolf?" de Edward Albee

   Qué difícil es plantarle cara a una tragedia personal para resolverla y sobrevivir a ese dolor. Qué rápido se cubre uno de odio y amargura si no se produce ese enfrentamiento y se sale herido pero, al menos, no derrotado.



No hay comentarios: