domingo, 6 de abril de 2014

LEÍDO: "Morir es un estado permanente" de Joaquín Ortega Parra

   Un poeta social pre-crisis. ¿Qué raro, verdad? Pues alguno hubo entre finales del siglo XX y comienzos del XXI. Sin embargo, eran vistos gente con un discurso soviético casposo, con olor a armario alcanforado de posguerra, algo realmente muy lejano en la conciencia de lectores exquisitos, escritores subvencionados y jurados de premios literarios. Sí, muchos de ellos ahora han desempolvado la tricolor o cobran bien su indignación tras un micrófono o una cámara en variopintas tertulias.
   Pero este libro, y otros como éste de mejor distribución, eran invisibles en el micromundo de la poesía, porque se escribió en 2005 y España aún andaba enfarlopada de fantasía.
   Tal y como tituló La Polla Records su undécimo disco en 1999: «Toda la puta vida igual».



No hay comentarios: