miércoles, 25 de febrero de 2015

LEÍDO: “Un buen chico” de Javier Gutiérrez




   Que ningún indie de los 90 se equivoque: coquetear con el lado oscuro de la moral pudo parecernos divertido, pero es un arte de lo más frágil y peligroso.
   La ‘banda sonora’ de esta novela son cinco discos: Maxinquaye de Tricky, Ritual de lo habitual de Jane’s Adiction, Surfer Rosa de Pixies, Electr-O-Pura de Yo La Tengo y Nevermind de Nirvana.
   Hasta aquí puedo escribir.

No hay comentarios: