martes, 9 de junio de 2015

LEÍDO: "Sumisión" de Michel Houellebecq


   Y va el maestro francés y pone la lupa en la vida de un profesor prejubilado y readmitido de La Sorbona, en sus estudios, sus observaciones y sus preocupaciones, creando una novela sobre todo intelectual. Quizás lo que esperaban los medios y los anti-lectores de Houellebecq con esta historia de política-ficción era escándalo, morbazo, vastas descripciones de un panorama apocalíptico islamófilo, etc. Esos mismos lectores se habrán decepcionado ante la ausencia de carnaza islamófoba explícita y tacharán esta novela de aburrida. Yo prefiero el adjetivo sutil.




   Copio un fragmento de conversación en el que interviene el profesor musulmán Rediger, que pronto será ascendido a ministro, convenciendo a nuestro protagonista:


   Todo el debate intelectual del siglo XX se resumió en la oposición entre el comunismo (digamos, la variante 'hard' del humanismo) y la democracia liberal, su variante blanda; era sin duda muy reductor. Creo que a los quince años supe que el retorno de lo religioso, del que se empezaba a hablar entonces, sería ineluctable.

No hay comentarios: