miércoles, 29 de julio de 2015

LEÍDO: “La gaviota” de Antón P. Chéjov




MASCHA.- ¡Todo eso se lo cuento por ser escritor!... Puede aprovecharlo. He decidido arrancarme este amor del corazón, y me lo arrancaré de raíz.
TRIGORIN.- ¿Cómo?
MASCHA.- Casándome. Me caso con Medvedenko.
TRIGORIN.- ¿Con el maestro?
MASCHA.- Sí.
TRIGORIN.- ¡No comprendo la necesidad!
MASCHA. ¡Amar sin esperanza! ¿Pasarse los años enteros anhelando algo?... ¡No! ¡Cuando me case, ya no podré pensar en el amor! ¡Las nuevas preocupaciones borrarán todo lo viejo! ¡Siempre es un cambio! ¿Tomamos otra?
TRIGORIN.- ¿No será mucho?
MASCHA.- ¡Claro que no! (Llena las copas.) No me mire así!... ¡Las mujeres beben con más frecuencia de la que usted cree! ¡La menor parte de ellas lo hace abiertamente, como yo, la mayor, a escondidas! (Chocando los vasos.) ¡Le deseo toda clase de venturas! (Beben.)

No hay comentarios: