sábado, 29 de agosto de 2015

LEÍDO: “Greguerías” de Ramón Gómez de la Serna

   Siempre había picado un poco de allí y de allá, pero no lo había leído entero. Ahora me parece que la última etapa de sus greguerías es menos lúcida. Quizá las creó forzosamente por la presión de los periódicos y redujo la libertad del chispazo que requiere este género, lejano antecedente de los estados de las redes sociales. Hay más de mil. Copio algunas:




La Dama de Elche es la primera mujer que gastó auriculares.

#

Comer salchichón es poner tacones al hambre.

#

Los cangrejos bailan la jota en el fondo del mar.

#

En “El entierro del Conde de Orgaz” siempre hemos supuesto que había un tío nuestro.

#

Se miraron de ventanilla a ventanilla en dos trenes que iban en dirección contraria, pero la fuerza del amor es tanta que de pronto los dos trenes comenzaron a correr en el mismo sentido.

#

Las hormigas llevan el paso apresurado como si les fuesen a cerrar la tienda.

No hay comentarios: