sábado, 1 de agosto de 2015

LEÍDO: “También esto pasará” de Milena Busquets




   Santi charla animadamente con el dueño del bar y me acaricia la rodilla. Un hombre que no es amable con los camareros, no es amable con nadie y acabará no siéndolo contigo, pienso. Le felicita efusivamente por unas croquetas de setas que seguramente son congeladas. Me mira el escote sonriendo.
   —¿Te he contado la teoría de que los hombres que están obsesionados con la comida es porque no follan lo suficiente?— le pregunto—. ¿Y que gracias a ellos sobreviven todos los restaurantes pijos de esta ciudad?

No hay comentarios: