miércoles, 12 de julio de 2017

Dos poemas de Eugénio de Andrade

   En el marco del quincuagésimo Festival Internacional de Folklore en el Mediterráneo, hoy ha sido la primera jornada de los tres días seguidos de TRASNOCHANDO en el Museo de la Ciudad de Murcia. Los coordinadores, Isabelle García Molina y Soren Peñalver, han propuesto este año una lectura sobre el mar de las migraciones. Tal y como nos han indicado, debíamos escoger un texto propio y otro ajeno. Yo he leído mi poema ‘Playa de Galúa’ de Un fotógrafo ciego y dos poemas breves de Eugénio de Andrade para dejar buen sabor de boca. Los copio aquí. Pertenecen a su libro Oscuro dominio (Hiperión, 2011), traducidos por Blanca Cebollero Otín y Daniel Pelegrín:




DE PASO

Venían al final del día.
Tal vez llamados por el brillo
de los dientes o de las uñas
o de los cristales.

Eran de lejos.
Del mar traían
lo que es del mar: dulzura
y ardor en los ojos fatigados.

Llegaban, bebían
la púrpura de los espejos
y partían.
Sin declinar el nombre.




ARTE DE NAVEGAR

Mira cómo el verano
súbitamente
se hace agua en tu pecho,

y la noche se hace barco,

y mi mano marinero.




No hay comentarios: