lunes, 1 de enero de 2018

LEÍDO: “Dónde la muerte en Ámsterdam” de Ángela Martín del Burgo

   Cantar a las ciudades es, podríamos decir, un subgénero temático dentro de la poesía. Es fácil caer en la trampa del lirismo de turista disfrazado de viajero contemplativo. El primero ha sufrido una fama horrenda en la literatura contemporánea y el segundo todos los halagos.




   Yo apostaría por que el escritor asumiera sin complejos ya la primera realidad o directamente se especializase en ese concepto de invención norteamericana que es el de “escritor de viajes”.
   Destaco los últimos cuatro versos del poema titulado ‘Ma mère’ (Mi madre son todos los amores que he tenido, / mi madre es todos aquellos, / hombres y mujeres, / que he amado) y dos más: el titulado ‘A los dioses les pediría’ y el tercero dedicado a la serie de Ámsterdam. Los transcribo:


A los dioses les pediría
me concediesen tan solo un deseo
y alargasen el curso de mis días;
simplemente quería regar mis rosas.


∞ ∞ ∞ ∞ ∞


III

En una casa de Ámsterdam,
casa junto al canal,
en el siglo diecisiete
Spinoza talla lentes
y busca a Dios a través del cristal.

No hay comentarios: