domingo, 21 de enero de 2018

LEÍDO: “Saturno” de Eduardo Halfon

   Un padre solamente se echa de menos cuando se pierde. Por mantener el orden humano, por poseer un almacén espiritual lleno de fuerza, deberíamos llevar al padre siempre en los bolsillos.
   Pero un padre podría ser también un país defectuoso del que exiliarse para no regresar jamás. Podría ser un «nombre», como dice Halfon, que provoque repugnancia y nos lleve a elegir entre la depresión suicida y la mejor opción, la valerosa, la de borrar su nombre escribiéndole.



No hay comentarios: